Dra. Guadalupe M. L. Guerrero Avendaño

Embolización de miomas uterinos

Tel: (55) 5568 2033 / (55) 5516 9900 ext 1180

¿Qué son los miomas uterinos y cómo se tratan?

Los Miomas uterinos, también conocidos como fibromas uterinos, leiomiomas uterinos o solo fibromas, son tumores benignos del útero o matriz, con una gran vascularidad, lo que significa que tienen un gran contenido de sangre que les llega a través de ramas anormales que se producen de la parte más distal de las arterias uterinas. La presencia de los miomas ocasiona aumento en el tamaño de la matriz y consecuencias por su localización y tamaño. Se dividen en tres tipos, dependiendo de la capa del miometrio (o capa muscular de la matriz) donde se formen.

Diagrama de los diferentes tipos de miomas
Dibujo de Netter donde se aprecian las tres capas del útero, serosa, miometrio o muscular y endometrio o mucosa y los miomas que ahí se generan.

El origen de los miomas uterinos es controvertido, sin embargo existen factores que los favorecen y son:

  • Propensión genética
  • No haber tenido hijos antes de los 35 años
  • Alimentación rica en grasas de origen animal
  • Obesidad
  • Incremento en la producción de estrógenos

Esto no significa definitivamente que todas las mujeres mayores de 35 años, que coman grasas de origen animal, o que tengan exceso de peso, tendrán miomas. Lo que es importante resaltar, es que el 50 % de las mujeres los padecen.

Antiguamente, el tratamiento de los miomas se limitaba a la extirpación del útero o matriz. Esta cirugía se conoce como Histerectomía. Quien no recuerda aquellas historias de que “…….matriz que no da hijos solo va a dar tumores y problemas”.

Actualmente existe, además de la Histerectomía, otras alternativas para el tratamiento de los miomas uterinos y son:

  1. Miomectomía abierta o laparoscópica
  2. Tratamiento hormonal (antagonistas de la GNRH y progestagenos)
  3. Ablación de miomas
  4. Embolización de las arterias uterinas

Los síntomas provocados por los miomas dependen en gran medida de su ubicación y tamaño.

El síntoma más grave son los sangrados uterinos, que pueden llevar a la anemia, este se conoce como hiperpolimenorrea.

Existen otros síntomas como son: Sensación de masa abdominal, síntomas compresivos en vejiga o recto o ambos y compresión de las venas cercanas (Varices pélvicas). Congestión pélvica premenstrual (pesantez pélvica y en muslos los días previos a la menstruación). Dismenorrea (dolor tipo cólico intenso) en los ciclos menstruales. Sangrados intermenstruales. Dispareunia (dolor al sostener relaciones sexuales) y sangrados. Infecciones urinarias asociadas.

Imágenes por Resonancia Magnética de diferentes tipos de Miomas:

Mioma Submucoso

Mioma submucoso
Mioma Submucoso de grandes elementos. Desplaza el endometrio y produce sangrados abundantes.

Miomas Subserosos

Mioma subseroso
Miomas subserosos. El pedículo amplio de estos miomas provocaría en el caso de miomectomía cicatrices grandes con altas posibilidades de ruptura uterina, en un embarazo.

Mioma Fúndico Intramural

Mioma fundico intramural
Mioma fúndico intramural. Estos miomas dan poca sintomatología de inicio, cuando su crecimiento es importante provocan sangrados y síntomas compresivos.